BENJAMÍN “D” 0 – 1 GUILLERMO FATAS

El sábado a las 9 de la mañana en el pabellón del Moncayo se vió un auténtico partidazo entre dos equipos benjamines de primer año. Por desgracia, cada vez son menos los equipos de estas edades en los que se enseña a jugar a fútbol sala y a disfrutar de este deporte, es decir, pocas veces se valora más el hacer las cosas bien y educar desde pequeños que el propio hecho de ganar. Por suerte, este sábado se vieron en el campo a dos equipos que a parte de la calidad individual de cada uno de sus jugadores se sumaba que intentaban jugar de una forma ordenada y vistosa. Como hecho relevante del partido, debo decir que nuestro equipo, Moncayo, sufría las bajas de tres jugadores que nos dejaba con un solo cambio  y por lo tanto una forma de jugar totalmente distinta.
El partido comenzaba con mucho juego por parte de los dos equipos. Ambos querían tener el balón y en su filosofía se dejaba ver que si tienes el balón difícilmente te hagan ocasiones. Estas solo llegaban cuando en alguna de las intentonas de mover el balón de lado a lado se producía un error en el pase. Al principio fueron pocas veces las que se pudieron ver a los porteros de ambos equipos, pero poco a poco cuando transcurría el partido y el cansancio iba en aumento, Moncayo y Guillermo Fatas se aproximaban mucho más a las porterías, donde los excelentes porteros de ambos equipos resolvían sin problemas cada ocasión. Si de algo no estoy preocupado este año es de la portería. Pocas veces me he encontrado con un portero tan pequeño, en edad, con tantas cualidades y capacidades de seguir aprendiendo como el que tengo este año en mi equipo. Fruto de esto ambos equipos llegamos al descanso con un resultado de empate cero, tan raro de ver en estas categorías. 
La segunda parte se preveía similar a la primera aunque debido al fondo de banquillo, Moncayo mucho más cansado y por lo tanto defendiendo en media pista, y Guillermo Fatas presionando a todo el campo. Debido a esto las ocasiones llegaban con más claridad para el equipo visitante y con menos fuerza y precisión para Moncayo. El juego en equipo seguía siendo perfecto, ningún patadón en largo, muchos apoyos, el balón no quemaba en los pies, situaciones de superioridad en la pista contraria... En resumen, cuando los jugadores son buenos y tienen buena predisposición es muy fácil enseñar. 
A falta de 5 minutos para finalizar el partido, el mejor jugador de ellos, en una acción individual se quedó frente a Marcos y lo batió con un fuerte disparó en el que nada pudo hacer. El equipo recibió un duro golpe pero no se quedó hundido, ya que Moncayo siguió intentándolo como siempre lo hacen estos cracks y gozaron de varias ocasiones hasta el final del encuentro. Que no se si por nerviosismo o cansancio, no marcaron gol como lo hacen otras veces. De este modo el partido acabó con un 0-1 en contra.
No queda otra que felicitar a Guillermo Fatas y sobre todo a mis niños que una vez más hicieron un partido increíble y que cada sábado me hacen irme contento a casa. Así da gusto ver fútbol sala en categorías inferiores.
Debo mencionar también la gran acogida que tuvo el partido en la grada, empezando por los padres y madres de Moncayo que una vez más estuvieron animando de principio a fin, y el resto de personas que simplemente pasaba por ahí y acabó enganchada al partido hasta el final.
A por una nueva semana, en la que algo nuevo aprenderemos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: